Tags

Related Posts

Share This

La Fuerza de las Modas


Detrás del atractivo de la moda (muchas veces inconfesado), subyace un pequeño drama. Ignoramos cómo nos ven y qué impresión real producimos en nuestro entorno. A muchas personas les gustaría sustraerse a sus pequeños imperativos por considerarlos banales, tratando de ignorar que somos un equilibrio entre el fondo (lógicamente más importante) y la forma.
Por otra parte, la imagen constituye un lenguaje con el que transmitimos muchos mensajes, que en menos de cuatro segundos pueden tender puentes o levantar barreras con nuestros interlocutores.
Se cree que en sus orígenes, el vestido utilizado por nuestros antepasados tras cubrir sus necesidades básicas de abrigo, pasó a constituir una función jerárquica.
A través de la Historia, los grandes cambios de Moda nunca han obedecido a criterios de diseñadores sino a grandes cambios sociales. En los últimos 2000 años, se considera que han sido de 60 a 64.
Los diseñadores sólo han producido pequeñas variaciones dentro de estos grandes cambios. Sobre todo a partir de 1614 cuando el Rey Sol, Luis XIV, institucionalizó mediante una pragmática, los cambios de indumentaria por temporada, para dar mayor esplendor a su corte, lo que dio origen a los ciclos actuales de Moda.


Estos a su vez, se difundían por medio de muñecos vestidos como los grandes personajes, que fueron evolucionando hacia láminas coloreadas por sastres y modistas que concurrían a las posadas por donde pasaban los cortesanos. Lo que posteriormente dio origen a las revistas que se constituyeron en los canales tradicionales de difusión de las Modas.
En la actualidad, no se aceptan las prescripciones de dichos canales como normas, sino como meras orientaciones. La Moda no se puede dictar porque se ha hecho vivencial, conviviendo actualmente tantas Modas como grupos sociales.
Las personas comunes tenemos consciente o inconscientemente, líderes modélicos (y no es aconsejable carecer de ellos), que nos orientan en nuestra forma de vestir, peinarse, moverse, etc. Normalmente lo constituyen distintas personas de éxito social, que destacan en cada uno de los aspectos comentados. Su influencia se hace notar más en la etapa de la juventud.
Los grupos sociales más importantes que conviven hoy y dan origen a sus propias modas son la Alta Burguesía tradicional (clase alta de toda la vida), La Burguesía Progresista Ilustrada (intelectuales, políticos, etc…), los Profesionales de Éxito (deportistas, actores, cantantes…), los llamados “Postmodernos”, que cultivan una estética invertida (profesionales liberales, creadores, etc…), y las llamadas “Tribus Urbanas”. Conviene destacar que cada individuo puede identificarse parcialmente con distintos grupos.


Está demostrado que a las personas nos gusta renovar nuestra imagen, y la utilizamos para conseguir aceptación y prestigio entre nuestro colectivo.
Los investigadores concluyen que las Modas obedecen a los afanes de variar (actualizarse), atraer (conseguir éxito sexual y social) y singularizar (mantener nuestra individualidad dentro del conjunto).
Estas se difunden a través de los llamados I.P.I (Imagen Personal Impulsora) que constituyen un 10% aproximado del colectivo social, y son los más receptivos a los cambios. Seguidos de un 15% aprox. de Miméticos, que observan a los impulsores, adoptan sus tendencias y también crean moda. Los siguen un 60% aprox. de Ponderados, que manifiestan no seguir las modas pero sin embargo las adoptan en una fase posterior (no visten túnicas, el vestido clásico por excelencia). Finalmente, llegan un 15% de Desplazados, constituidos principalmente por clases pasivas.


Por otra parte, es interesante observar que casi todas las modas masculinas tienen un origen militar.
La actual chaqueta viene de la guerrera militar de cuello alto, que se abrió por comodidad dando origen a las solapas. Se abotonan en el delantero derecho, contrariamente a la ropa femenina, para no obstaculizar desenvainar la espada en su origen. Las populares chupas o cazadoras tuvieron su origen en los aviadores de combate, etc.
También podemos averiguar, estudiando las motivaciones profundas que generan los cambios, cuál es el carácter de nuestro tiempo, que a su vez tiende a proyectarse en la Moda. Se ha definido como Juvenil, Erótico y Automatizado.
Aunque no siempre se ha buscado dar una imagen juvenil. Por ejemplo, en la Edad Media las personas con mayor influencia social eran los ancianos. De ahí las venerables calvas que se institucionalizaron en las órdenes religiosas.
Los grandes cambios de Moda, son precedidos por una disposición social que hay quien ha definido como un clima casi psíquico, que no se puede detener, ni variar, sino únicamente encauzar. Por ello, los mejores diseñadores son también excepcionales intérpretes de las necesidades de imagen sociales.



«CONOCE LA MODA DEL SIGLO XX»

Es un placer presentaros a modo de entretenimiento, una aplicación que permite conocer la evolución de la moda masculina en el Siglo XX. Para ello, simplemente debéis introducir una fecha entre 1900 y 2000 en el cuadro de texto y tras pulsar el botón play, se mostrará el modelo de traje que se llevaba ese año. Os recomiendo hacerlo a pantalla completa para una mejor visualización. Espero que os guste.



CLICK AQUÍ PARA VER LA APLICACIÓN A PANTALLA COMPLETA



PARA OPINAR
¿Eres consciente de los líderes modélicos que han influido en tu imagen?

¿Sabes diferenciar los códigos estéticos del grupo o grupos sociales con los que te sientes más identificado?

 

Did you like this? Share it: